Categorías
Estudios

Las afirmaciones discrepantes siempre implican una diferencia de perspectiva

Para toda temática recurrente siempre habrá diferencias en cuanto a contenido de las afirmaciones que puedan haber de por medio. Siempre será visto que, en afirmaciones sobre un mismo tema, podrá haber más de una afirmación con diferentes posturas cada una. Además, esto suele suceder también cuando las diferentes áreas del conocimiento se centran en una sola temática y la analizan. Se contempla la diferencia que puede existir entre las 8 áreas de conocimiento que, aplicando sus propios fundamentos, logran mantener una distancia más que prudencial una de la otra dándose por entendido que, sea cual fuera aplicada, siempre existiría una diferencia de perspectiva que de por sí tiene que ser respetada al no poder atribuirse la verdad a ninguna de estas. Con esto se puede reflexionar que la verdad sobre un tema en específico no es atribuible directamente, sino que se basa a los fundamentos de cada área usada y que es muy dependiente de estos. Volviendo a la afirmación principal de este ensayo, puede aplicarse un ejemplo básico para la mejor comprensión de la misma y a partir de esto saldrían dos áreas de conocimiento a relucir. La creación y el origen del Universo es un tema que abarca varias posturas que se contradicen entre sí sin nadie poder atribuirse la verdad durante siglos, a partir de la misma, sobresalen dos áreas de conocimiento: los sistemas religiosos de conocimiento y las ciencias naturales; que determinan dos posturas netamente claras: la religiosa católica y la científica que no depende de religiones en lo absoluto. Es entendible que la religión defienda la existencia de Dios y la atribución del origen del Universo a él, por otra parte, también es entendible que la ciencia defienda a las diversas teorías científicamente “comprobadas”, como la del Big Bang o Gran Explosión, que son presentadas como posibles. Todo lo ya mencionado será tratado y analizado con mayor profundidad a lo largo del presente ensayo que da como finalidad la de discutir y analizar la afirmación presentada con la ayuda de dos áreas de conocimientos que logran crear discrepancias claras entre sí.

Si dos afirmaciones provienen de áreas diferentes, siempre poseerán diferentes teorías y antecedentes de por medio. Esto es correcto de decir, teniendo en cuenta que cada área posee diferentes perspectivas, y dos afirmaciones que discrepen entre sí tendrían que tener fundamentos distintos. Tomando como ejemplo al origen del Universo, según un reportaje de la National Geographic se nos dice que la teoría científica surge de: “(…) la observación del alejamiento a gran velocidad de otras galaxias respecto a la nuestra en todas direcciones, como si hubieran sido repelidas por una antigua fuerza explosiva.” Claramente se está utilizando fundamentos científicos propios del área de Ciencias Naturales, todo proveniente de estudios que han sido realizados por numerosos estudiosos de la materia basados en los criterios científicos que han ido evolucionando a lo largo del tiempo. Asimismo, tenemos a la iglesia católica y es que, en el Génesis, documento escrito hace más de 3000 años, dice: “En el principio creó Dios el cielo y la tierra. La tierra era soledad y caos, y las tinieblas cubrían el abismo; pero el espíritu de Dios aleteaba por encima de las aguas.” Se observa que la religión protege el principio primordial de la existencia de Dios como máximo creador de todo lo que existe en el mundo.  Y es aquí donde vemos las diferencias de perspectivas que ambas áreas poseen y que concretan finalmente el argumento. Sin embargo, vemos que, en tiempos remotos, los científicos tales como Newton, Kepler, Bacon y Boyle apoyaban al desarrollo científico como el progreso de la humanidad en acercarse y poder entender mejor a Dios, en comprender mejor el sentido de la existencia y la creación de la vida como tal, postura que luego no valdría más y se separaría completamente. Esto lo vemos en el libro “Religión y ciencia” de Russel, este nos dice: “(…) efectivamente el conocimiento del Universo ensalza la obra de su creador y por lo tanto el progreso de la ciencia acerca a la humanidad hacia Dios. Newton, por ejemplo, estaba convencido que profundizando en la ciencia se conseguía entender mejor a Dios, es decir, no veía conflicto entre la Revelación y la Naturaleza.” Sin embargo, y con el progreso de ambas áreas, las perspectivas de una en comparación a la otra se fueron remarcando con mayor notoriedad acabando por ser totalmente opuestas en la actualidad.

Dos afirmaciones que discrepan entre sí poseen diferentes fundamentos y creencias propias de cada una de sus áreas de conocimiento coincidentes y casi nunca llegan a relacionarse entre sí. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *